MECANICA

Esta nota ha sido vista: 5848 veces
mtb bicicletasRanking Mecánica: 24º

Foto De cubierta común a tubeless

De cubierta común a tubeless
17/09/10

Te contamos cómo hacer para convertir tu cubierta normal en tubeless.


Material necesario:

  • Llantas ´normales´, es decir, no tubeless.
  • Cubiertas. Nosotros vamos a usar cubiertas ´normales´ no tubeless, para conseguir ´el más difícil todavía´. Pero si usas cubiertas tubeless, el resultado será óptimo, ya que tienen otras virtudes como mayor resistencia en los laterales y una estanqueidad superior. 
  • Fondo de llanta; nosotros hemos utilizado uno específico para tubeless, pero para sellar perfectamente la llanta y evitar que se nos escape el aire por los ojales de los rayos, también podríamos recurrir incluso a cinta de embalaje reforzada con nylon o fibra de vidrio.
  • Una válvula: ya sea específica para tubeless (se pueden encontrar de varias marcas), ya sea de una vieja cámara convenientemente recortada para que se adapte bien al hueco de la llanta e impida la fuga del aire por este delicado sitio. Líquido sellante: otra vez podemos recurrir a una marca comercial, que nos ofrece una mezcla más o menos equilibrada, o prepararlo nosotros mismos con látex puro y agua en proporciones variables (y quizás amoníaco -muy poco, un 4% máximo de la mezcla, para evitar las temidas "hernias"- y unas virutas de goma).


En cuanto a las herramientas, requerimos de unas tijeras para cortar el fondo de llanta y hacer el agujero para introducir la válvula, un spray preparado con agua jabonosa para mojar el lateral exterior de la cámara, un frasco medidor para controlar la cantidad de líquido sellante a introducir y, muy importante, un compresor de aire para conseguir que la cubierta se adapte a nuestra llanta al inflar la rueda (con un inflador de mano o de taller será difícil conseguirlo, aunque no imposible). No mencionamos ´desmontables´ a propósito, ya que intentaremos colocar la cubierta con la única ayuda de la mano, a fin de evitar posibles daños que inutilizarían el sellado.

Ya tenemos todo lo necesario, así que vamos con los nueve pasos a seguir:

PASO 1:

Limpiamos con un paño humedecido en alcohol el interior de la llanta para dejarlo libre de suciedad y grasa y así asegurarnos una optima colocación del fondo de llanta

TRUCO: En una llanta no UST, no está de más pasar una lija fina para eliminar las rebarbas de los rayos y asegurarnos de que el fondo de llanta se adaptará perfectamente


PASO 2:

Colocamos el fondo de llanta con cuidado, bien centrado y estirado para cerrar todos los posibles resquicios que tenga el aire para escaparse por las cabecillas de los rayos. Dos vueltas de cinta serán lo apropiado para asegurarnos una buena acción.

TRUCO: Resulta muy importante que el ancho de la cinta sea el de la garganta de la llanta; si utilizamos una cinta comercial de embalaje reforzada por fibra de vidrio o nylon lo podemos conseguir cortándola al ancho requerido

PASO 3:

Comprobamos el aspecto de las ruedas, que una vez colocado el fondo de llanta, están listas para seguir con el proceso.

PASO 4:

Con un cutter o un punzón, practicamos un agujero en el fondo de llanta por el que se mete la válvula. Si no es un modelo comercial específico, debemos elegir una válvula que tenga rosca hasta su base, a fin de poder colocar una arandela para fijarla firmemente con la llanta.

TRUCO: Este es un punto habitual de fugas de aire; para evitarlo podemos recurrir a colocar unas juntas de goma entre la válvula y la llanta y entre ésta y el tornillo exterior, o incluso empapar la base de la válvula con un poco de líquido sellante para asegurarnos una perfecta estanqueidad.

Otra forma de evitar las fugas de aire aqui es optar por un kit comercial de tranformación a tubeless; muchos vienen con una válvula con fondo de llanta de goma, que se coloca por encima de la cinta y se adapta a la perfección a los bordes de la llanta.

PASO 5:

Introducimos el primer lateral de la cubierta en la llanta. Es el momento de poner en el fondo de la cubierta el líquido sellante; aproximadamente 60 ml en principio deberían bastar.

Con cuidado de no derramar el líquido, introducimos el segundo flanco de la cubierta. Mejor a mano, a fin de no sobreestirar o incluso dañar esta zona.

TRUCO: Resulta interesante hacerse con una jeringa grande para controlar con precisión la cantidad de líquido a introducir; en el futuro, también nos ayudará para controlar las recargas si las queremos hacer sin destalonar la cubierta, inyectando directamente a través de la misma.

Para que resulte más fácil meter el segundo lateral, nos cuidaremos de empujar el que ya está dentro al centro de la llanta, donde ésta es más profunda.

PASO 6:

Una vez colocada la cubierta, es una buena práctica pulverizar una solución jabonosa por su parte externa; nos ayudará a conseguir que se solidaricen llanta y cubierta y, una vez se seque el jabón, ayudará a mantener esa unión.

PASO 7:

Tomamos el compresor y… aplicamos aire con decisión. La cubierta se encajará en la llanta con una presión elevada. Ese momento será reconocible por un sonoro ´plop´ que avisa de ello y que la primera vez que lo oímos asusta un poco. (Ni hablar si tenemos algún dedo entre cubierta y llanta :-)

PASO 8:

Es muy posible que observemos que el líquido ´se sale´ en múltiples puntos de la cubierta. Lo que está haciendo es comenzar a tapar los poros que encuentra en la misma y seguramente encontrará ´unos cuantos´.

PASO 9:

Una vez conseguido el encaje, debemos tomar la rueda en el aire y moverla agitándola en todos los sentidos, a fin de que el líquido sellante se reparta bien por el interior de la cubierta y pueda así tapar todas las posibles vías de salida del aire, que seguro son más de las visibles.

Para llegar a este paso, hemos de inflar a una presión alta, cercana a la máxima que admita el fabricante y que viene indicada en la cubierta. Bueno, dejamos esta presión alrededor de 12 horas antes de bajarla a nuestra presión de rodaje preferida, teniendo en cuenta que a partir de ahora ya podremos rodar con presiones más bajas propias de un tubeless, sin miedo a un pinchazo por golpe con la llanta. De los otros pinchazos, los habituales, también nos olvidaremos por una buena temporada. Garantizado.

TRUCO: A veces al primer intento, el aire se escapa casi instantáneamente. Repetiremos la acción, y quizás en un par de ocasiones estará listo.

El resultado será óptimo si durante esas horas de reposo se pueden dar unas vueltas a las ruedas en el aire; de este modo, el líquido se repartirá de forma perfecta.

 

Posteá en LA COMUNIDAD >>>

Mountain bike en Sierra de los Padres Mar del Plata